La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

Una historia de amor

El submarino nuclear Kursk K-141

El submarino nuclear Kursk K-141

Quiero escribir sobre una noticia, un texto alejado, en principio, de los institutos, de la educación, de la biblioteca.

Escribir otro texto, uno más de esos con el mar presente y una mano, y una carta, y el único amor que es eterno: el amor truncado, el amor que no acaba nunca. Y una mano y unos ojos que leen y que lloran, un texto melodramático que conmueva al lector antes de dirigirse a la cama o de apagar la luz y dar las buenas noches a su pareja en el lecho, o al espejo o al maestro de ajedrez Capablanca, como hacía el Marlowe de Chandler si es que transcurre a solas su edad, su soledad, para jugar con las palabras cuando no se debe jugar. Siempre, es decir. Son las palabras las que juegan con nosotros.

La noticia fue una noticia en torno a un submarino ruso, del año 2000, del año en que cambió, nada sigilosamente, el siglo pero en que todo seguía igual, la carta de amor, el silencio de los gobiernos, la verdad que sólo saben los muertos y unos pocos vivos que no la dirán. La noticia me conmovió, un submarino nuclear ruso yéndose a pique al fondo del Ártico con toda su tripulación, algunos aún vivos, esperando encerrados agónicamente la muerte. Sólo emergieron tiempo después con ayuda de una empresa holandesa, ya cadáveres por supuesto.

Me conmovió especialmente la historia de Dimitri y de Olga. Se habían casado semanas antes. Estaban en el momento de mayor auge pasional cuando él zarpó hacia el Mar de Barents en el Kursk. Él era un oficial operador de turbinas, ella una profesora de biología. Se amaban, sabedlo, sí, como en el poema de Vicente Aleixandre.

Carta de Dimitri Kolesnikov escrita a ciegas en el Kursk

Carta de Dimitri Kolesnikov escrita a ciegas en el Kursk

He sentido la leve obscenidad que se siente cuando se observa a alguien que duerme, en el momento de observar en internet aumentada por el zoom la carta de Dimitri Koleskinov, escrita con tinta azul sobre una libreta de rayas, las letras como agua de lluvia sobre un cielo encarcelado. No sé ruso, veo una hora, unos números capicúás, 15,15, unos renglones sinuosos como olas, unas jambas con bolsas de libido de juventud, una letra valiente dextrógira: “estoy escribiendo a ciegas”. Aún vivo después de la explosión del submarino, Dimitri escribía a ciegas. Escribió dos cartas, sólo sabemos el contenido de una de ellas. Pero no se dio a conocer por completo: el entonces jefe de la Flota del Norte, Mijail Motsak, afirmó que no podían publicarla completa, ya que Dimitri Kolesnikov la había dirigido a su familia. Klebanov, viceprimer ministro, la describió así: “Es una carta muy personal. Quien la escribió, comprendió mejor que nadie en la superficie lo que pasaba y lo que iba a pasar en el submarino”.

Se ofreció como versión oficial que el submarino Kurst K-141 explotó tras un accidente de gases propulsores en la sala de torpedos cuando hacían unas pruebas. La versión no oficial más extendida es que explotó a consecuencia de un torpedo de otro submarino, norteamericano, y que Putin, por entonces recién llegado al poder ruso, consiguió contraprestaciones monetarias occidentales a cambio de tapar el origen de la tragedia. En fin, hay documetales e información extensa para quien esté interesado. Cada uno puede extraer sus conclusiones. A mí lo que me interesa hoy únicamente es la carta de Dimitri a Olga escrita a oscuras. Olga había tenido una premonición cuando se enteró de la noticia del accidente del Kursk: “Tuve la premonición de que mi marido no murió al instante. El dolor que yo sentí entonces se convirtió en realidad. Estoy preparándome para otro encuentro con él. Quiero verle de nuevo. Quiero leer su carta.” Ya ven, leer a un muerto es como encontrarse de nuevo con él, según la joven viuda.

“15.15 horas: la tripulación total de las secciones seis, siete y ocho ha sido trasladada al compartimiento nueve; aquí estamos 23 hombres; hemos tomado esta decisión a causa de la avería, ninguno de nosotros puede llegar hasta la superficie”.

Olga con una fotocopia de la nota escrita a oscuras por Dimitri

Olga con una fotocopia de la nota escrita a oscuras por Dimitri

Unos meses antes Dimitri le había escrito a Olga en otra carta, no escrita a oscuras, escrita con mucha luz:

“Me hundo en ti, en tus ojos, en tu alma, como haría un submarino (como el auténtico sumarino, en silencio y sin levantar espuma del mar. El valiente capitán es desde este momento tu preso eterno y no quiere la libertad.”

He sentido envidia de la poesía única de Dima (Dimitri): la poesía del instante. Olga le había contestado:

Dima, te voy a mimar, te voy a cuidar, voy a quererte”.

Y Olga, la profesora de biología, le quiso y pensó en él, allí hundido, dentro del doble casco de acero, escribiendo a ciegas, en un compartimiento del Kursk, a unos cien metros bajo la superficie del mar, a un millón de metros sobre la superficie del instante.

Pues ya está. Acabó el texto que no tenía que ver con los institutos, con la educación, con las bibliotecas. O tal vez no. Porque uno se empecina y acaba recordando la stendhaliana necesidad de una educación sentimental. Cuando uno cuenta este tipo de historias a los chicos para que ellos busquen la noticia, y contempla algún rostro expectante, piensa que son las pequeñas historias domésticas de amor las que siguen moviendo el mundo, el sol y las altas estrellas, que dijo el Dante.

A fin de cuentas, como escribió Dimitri, el amor es el auténtico submarino que navega por debajo de la superficie de las cosas.

Interesante documental sobre la tragedia del Kursk:

Anuncios

Un comentario el “Una historia de amor

  1. romerocalero
    noviembre 25, 2014

    Emocionante Claudio. Una oportunidad para vivir hechos históricos desde el punto de vista humano. Me ha gustado mucho

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La pipa es el tiesto de las flores de humo

Fumar tiene su poética. Jódanse.

El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

aula21\'s Blog

Just another WordPress.com weblog

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

Los Irregulares de Mijas

Espacio sobre Proyectos Educativos

los historiadores

Blog de los alumnos de 4º de ESO del IES Villa de Mijas.

La educación de interés

Espacio sobre Proyectos Educativos

la educación interesante

Porque la educación es interesante

Patro

Espacio sobre Proyectos Educativos

La mariposa y el elefante

Espacio sobre Proyectos Educativos

Valorando la Educación

La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.Maria Montessori

COEDUCA CONVIVENCIA

Espacio sobre Proyectos Educativos

Espacio sobre Proyectos Educativos

Huerto 2006 2016 .MIJAS (SPAIN)

Espacio sobre Proyectos Educativos

A %d blogueros les gusta esto: