La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

Dogville: cómo enseñar el valor de lo justo

dogvilleHabrá que comenzar con el feliz año de rigor, transcurso que iniciamos con algunas novedades. Podrán fijarse en que hemos incluido en la columna de la derecha un apartado de Categorías. En dicho apartado cribamos temáticamente nuestros artículos anteriores y establecemos la posibilidad de que otros profesores del centro puedan participar con artículos propios. De hecho, está activa ya una categoría para nuestro profesor de Educación Física David Picón, a quien damos la bienvenida. Hemos enclavado así mismo una categoría sobre cine y educación. Ya a propósito de otro envío de David hablamos aquí de una película, El club de la lucha de David Fincher. Igualmente tratamos el cine en un artículo donde recomendábamos cine sobre el racismo y la homofobia a petición de Alberto, con objeto de trabajar las películas con sus alumnos de PCPI. También escribimos otro artículo a propósito de 21 gramos de Iñárritu, sobre el amor y las matemáticas.

En esta senda, hoy vamos a abrir el año con una película: Dogville (2003) del controvertido director danés Lars von Trier.

Decorado minimalista de Dogville a vista de pájaro

Decorado minimalista de Dogville a vista de pájaro

Dogville se desarrolla en un pueblo, un pueblo tan pueblo como nuestra querida Mijas o cualquier otro pueblo. Porque el pueblo, la ville de von Trier, es un pueblo simbólico. Dogville es una película que transcurre en un escenario minimalista, incluso pretencioso en su simpleza, con ciertos aires que nos retrotraen al teatro de Bertolt Brecht.

decoradoAsí: las casas del pueblo están limitadas sin paredes, por líneas blancas en el suelo, similares a los trazos de la tiza en una de nuestras pizarras. Se nos informa, en la misma onda, sobre aspectos del pueblo con letreros en el suelo. En efecto, la puesta en escena de entrada es inusual. Dogville puede tratarse de cualquier colectividad humana, de cualquier espacio donde se desarrollen relaciones humanas en sociedad: vecindario, iglesia, escuela.

¿De qué trata Dogville? A Dogville un día llega Grace (Nicole Kidman), una hermosa joven que huye de unos gánsteres. Hay que matizar que aunque Dogville puede ser cualquier pueblo, hay rasgos que nos hacen pensar que es un pueblo con cierta ubicación espacio-temporal pese a su condición alegórica: en las Montañas Rocosas y en la época de la Gran Depresión. Con lo cual el aire de crisis de la película viene que ni al pelo a nuestros rocosos y críticos días en España.
Decíamos que a Dogville llegaba Nicole Kidman huyendo de unos gánsteres. Los lugareños aceptan esconderla a instancias del joven filósofo del pueblo, Tom (Paul Bettany), quien, enamorado de ella, los convence. Los habitantes, tras una reunión en la iglesia, aceptan a cambio de que la guapa Grace trabaje para ellos o les haga favores. Pese al temor a una represalia por parte de los gánsteres, aceptan: tanta es la dulzura de Grace.

Grace (Nicole Kidman)

Grace (Nicole Kidman)

Grace es dulce, todos quieren a Grace. De hecho el nombre de “Grace” parece remitir a la Gracia de Dios. Grace es como una figura mesiánica que con su dulzura y trabajo ayuda a todos. Todo va bien, miel sobre hojuelas. Pero esa dulzura confunde a los demás al punto de que comienzan a creerse con derecho a abusar de Grace. Con lo cual comienza un auténtico calvario para nuestra Mesías, la joven Grace. El granjero pobre, el médico enfermo, la erudita profesora, la criada negra, el ciego desvalido, la gente supuestamente buena y religiosa, el amante supuestamente librepensador y biempensante… todos acaban por maltratarla, por explotarla, por traicionarla, por violarla, por aprovecharse del débil que pone la otra mejilla y bien hermosa.

violacionAviso que voy a contar en adelante el final de la película, con lo cual quienes no la hayan visto harían bien en abandonar estas líneas. Grace al final tira la toalla, no pone la otra mejilla como había hecho a lo largo de esta película de largo metraje (177 minutos). Tira la toalla mesiánica y pide a una suerte de Dios de tradición mosaica que arrase con todo. Todos en el pueblo mueren. Porque finalmente llega al pueblo el jefe de los gánsteres que resulta ser el Padre de la chica (nada menos que el actor James Caan) y es la misma Grace quien sorprendentemente le pide que los mate a todos. Es la victoria del Antiguo Testamento sobre el Nuevo Testamento. Grace, hada némesis, ha trocado la varilla en espada.

Tan sólo se oyen al final los ladridos de un perro. Dogville: ciudad del perro. Sólo sobrevive en Dogville el perro, más digno que todos los personajes representantes de la condición humana en el film. Un perro que curiosamente se llama Moses (en hebreo Moshe= Moisés): “No matéis a Moses”, dice Grace al final de la película, “sólo está enfadado porque una vez le robé un hueso”. El perro protagonista también en el título porque Grace llevaba un collar de perro, como una corona de espinas, a lo largo de la película cuando abusaban de su bondad.
Aquí tienen el final:

Dogville es una película terrible, narrada como un cuento. El actor John Hurt es quien la relata con una voz muy sugerente de relato infantil acerca de las personas honradas y trabajadoras, que finalmente resultan ser cobardes, egoístas, maledicentes, envidiosas, hipócritas y aprovechadas. Seguro que les suena a la vida real, que tienen ejemplo en su cotidianidad: es lo que sucede con las parábolas y Dogville es una parábola.

Es un cuento corrosivo sobre el lado turbio de la condición humana, una reflexión sobre el bien y el mal, sobre la hipocresía social, sobre el modo de enfrentar lo real cotidiano en comunidad.

Sin duda, la minimalista puesta en escena del film implica que resulte en principio de difícil acceso para nuestros adolescentes en un aula. De todos modos, aporta también una ventaja: suprime lo superfluo y ayuda al aire del cuento universal aplicable en cualquier localidad, en cualquier colectivo humano. El propio Von Trier ha afirmado en más de una ocasión que sus películas tienen un “objetivo pedagógico”.

Una buena manera de quererse es reflexionar repantigados viendo un film tan moderno y clásico a la vez como Dogville. Difícil creer en los Reyes Magos tras ver algo así, por mucho que uno escriba en la noche de reyes. Sin embargo, mucho más fácil seguir creyendo en la magia de la lucidez tras ver esta cinta imponente, esta parábola religiosa posmoderna sobre las relaciones llamadas sociales, así llamadas sociales que diría Thomas Bernhard. “El temor de Dios es la fuente de toda sabiduría”, se dice en el libro de Proverbios (מִשְׁלֵי, Mishlei) 1:7; 9:10.

Dogville, sin duda, bebe de esa sabiduría en tanto se quiere un tratado simbólico sobre la necesidad de la justicia. Ya desde Platón se nos había dicho que sin justicia no había lugar a la belleza ni a la bondad. Lo dicho, feliz año desde el Reino de las Hadas y los Alumnos Felices, cuestión de justicia poética.

nikole

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La pipa es el tiesto de las flores de humo

Fumar tiene su poética. Jódanse.

El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

aula21\'s Blog

Just another WordPress.com weblog

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

Los Irregulares de Mijas

Espacio sobre Proyectos Educativos

los historiadores

Blog de los alumnos de 4º de ESO del IES Villa de Mijas.

La educación de interés

Espacio sobre Proyectos Educativos

la educación interesante

Porque la educación es interesante

Patro

Espacio sobre Proyectos Educativos

La mariposa y el elefante

Espacio sobre Proyectos Educativos

Valorando la Educación

La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.Maria Montessori

COEDUCA CONVIVENCIA

Espacio sobre Proyectos Educativos

Espacio sobre Proyectos Educativos

Huerto 2006 2016 .MIJAS (SPAIN)

Espacio sobre Proyectos Educativos

A %d blogueros les gusta esto: