La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

La valentía de educar

savater toscanello

Fernando Savater (n. 1947)

Con Fernando Savater tengo en común algunos hábitos y algunas perspectivas. Entre los hábitos está el de leer de tanto en tanto en aras de inquirir crítica pero anodinamente las cosas de este mundo, si esta frase no resultara vana presunción. Pero también está el de fumar de vez en cuando algún toscanello, esos puros italianos de dura dulzura del XIX que fumara Burt Lancaster interpretando Il Gattopardo, la película de Visconti a partir de la famosa novela de Lampedusa. Así como el hábito de intentar no casarnos ni con tirios ni con troyanos; en todo caso, ya se sabe, siempre mejor hacerlo con hadas de fábula: fábula es una palabra preciosa, fabular es nuestro oficio aquí. Y no menos está la afición común por la pertinencia actual de la lectura de Voltaire. O sea, creer que Voltaire aún enseña. Como los asiduos recordarán, dedicamos ya uno de nuestros artículos a Voltaire:

https://laeducaciondelashadas.wordpress.com/2013/06/14/educados-con-voltaire/

Entre las perspectivas, compartimos con Savater las que ofrece sobre la educación en una de sus obras más conocidas: El valor de educar, que publicara en 1997 con la editorial Ariel. Compartimos, verbigracia, su crítica a la vanilocuencia de los pedagogos advenedizos de viejo y nuevo cuño, a aquellos que adoctrinan sobre educación sin la experiencia de enfrentarse diariamente a los retos que ésta obliga:

“la jerga de cierta pedagogía moderna, cuyos pedantes barbarismos, tipo ‘microsecuenciación curricular’, ‘dinamización pragmática’, ‘segmento de ocio’ (¡el recreo!), ‘contenidos procedimentales y actitudinales’, etc. son un auténtico cilicio para quien de veras quiere enterarse de algo”.

valor de educarEl libro de Savater es de 1997, como he señalado arriba. Esta tendencia ha ido a peor. Baste ver como las deseables competencias básicas se han convertido en sustitutos de estos contenidos procedimentales y actitudinales perdiendo el genuino interés en aras de una burocratización mayor del profesorado. El argot, la jerga, aprisiona al profesorado en una red de tablas con criterios de evaluación, objetivos, indicadores de evaluación, rúbricas, etc. que le apartan no sólo del valor real de educar, sino de las causas reales de los problemas en nuestras aulas. Porque los problemas de nuestras aulas no están en ningún modo principal en que el profesorado empapele o envuelva sus resultados en esta sarta argótica.

Para Savater no todos podemos ser profesores por mucho que sepamos o pretendamos saber. Para ser profesor hay que sentir una cierta intolerancia. Intolerancia a aceptar la ignorancia propia y del prójimo. El profesor, en este sentido, tiene que ser una suerte de inevitable tirano aparente, en el mejor de los sentidos, para emplear dos adjetivos (inevitable y aparente) y un sustantivo (tirano) salidos de la pluma de Savater para este propósito.

“Y es que la enseñanza siempre implica una cierta forma de coacción, de pugna entre voluntades. Ningún niño quiere aprender o por lo menos ningún niño quiere aprender aquello que le cuesta trabajo asimilar y que le quita el tiempo precioso que desea dedicar a sus juegos (…)

Si la educación implica cierta tiranía, es una tiranía de la que sólo pasando por la educación podremos en alguna medida más tarde librarnos. Todos los buenos maestros conocen su condición potencial de suicidas: imprescindibles al comienzo, su objetivo es formar individuos capaces de prescindir de su auxilio, de caminar por sí mismos, de olvidar o desmentir a quienes les enseñaron.

Escuchemos algunas de las preguntas que realiza Savater. No costará mucho comprender, a la luz (o a la sombra) de la inminente LOMCE, que son preguntas de una actualidad incuestionable:

1. ¿Debe la educación preparar aptos competidores en el mercado laboral o formar hombres completos?

2. ¿Potenciará la autonomía de cada individuo, a menudo crítica y disidente, o la cohesión social?

3. ¿Atenderá a la eficacia práctica o apostará por el riesgo creador?

4. ¿Reproducirá el orden existente o instruirá a los rebeldes que pueden derrocarlo?

Y, por supuesto, hay que mojarse, el profesor debe tener su verdad o la verdad de sus dudas. No debe ser relativista:

No hay educación si no hay verdad que trasmitir (…) No puede enseñarse nada si ni siquiera el maestro cree en la verdad de lo que enseña y en que verdaderamente importa saberlo.”

La imprescindible pasión de enseñar, la llama del saber, a la que nos referimos hace un año justo, cuando comenzamos este espacio de formación y elaboramos un juramento hipocrático para el profesorado, que “la educación no consiste en llenar un cántaro sino en encender un fuego” (Yeats).

https://laeducaciondelashadas.wordpress.com/2012/11/07/yeats-y-el-juramento-hipocratico-del-profesor/

savatarEste artículo lo dedicamos a nuestra compañera de departamento Ángeles Ramón; una conversación con ella fue la que esta mañana nos trajo a la memoria el ensayo de Fernando Savater. Las conversaciones no aparecen en ninguna tabla de encapsulado didáctico, pero de ellas se aprende. Somos gente de cultura, o debiéramos serlo; no apretamos tornillos, sino que enseñamos por qué hay que apretar tornillos o en qué condiciones hay que apretar tornillos. La conversación no sólo informa sino que forma y reforma. Cada vez conversamos menos y apretamos más -como decía Kafka en sus Diarios- la mandíbula: signo de los tiempos. Hoy más que el valor de educar del que hablaba Savater en 1997, tendríamos que enfrentar la valentía de educar.

Ya saben, quiéranse, a pesar de todo.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La pipa es el tiesto de las flores de humo

Fumar tiene su poética. Jódanse.

El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

aula21\'s Blog

Just another WordPress.com weblog

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

Los Irregulares de Mijas

Espacio sobre Proyectos Educativos

los historiadores

Blog de los alumnos de 4º de ESO del IES Villa de Mijas.

La educación de interés

Espacio sobre Proyectos Educativos

la educación interesante

Porque la educación es interesante

Patro

Espacio sobre Proyectos Educativos

La mariposa y el elefante

Espacio sobre Proyectos Educativos

Valorando la Educación

La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.Maria Montessori

COEDUCA CONVIVENCIA

Espacio sobre Proyectos Educativos

Espacio sobre Proyectos Educativos

Huerto 2006 2016 .MIJAS (SPAIN)

Espacio sobre Proyectos Educativos

A %d blogueros les gusta esto: