La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

La historia de un tren

Eva al desnudo. No, no se trata de ninguna referencia a la extraordinaria película de Joseph L. Mankiewicz.

All about Eve (1950)

All about Eve (1950)

Se trata de que nuestra jefa de estudios se despoja del ropaje profesional y nos muestra su lado más humano, su gran fondo. Traslado aquí la historia que nos contó en el claustro de esta mañana con tanta emoción. Lo hago porque está bien escrita como está bien escrito todo lo que se escribe desde el corazón. Así que, sin más preámbulos, os dejo aquí sus palabras; merecen que de tanto en tanto las recordemos, tanto como vamos a recordarla a ella misma. Eva, gracias, muchas gracias por todo, por tu profesionalidad, por tu cariño. Viajeros, al tren! Allá vamos:

“Todo empezó hace 9 años, en el 2004, cuando el destino quiso que me asignaran este centro. Desde entonces he vivido muchos momentos importantes de mi vida. Aquí viví mis primeras experiencias como docente, aquí me casé y aquí fui mamá.

Después de  un corto periodo de ausencia, regresé en el 2009, gracias a la insistencia de una persona que puso un empeño enorme en que fuera su Jefa de Estudios. Y al final, como buena luchadora que es, lo consiguió.

Fue entonces, en el 2009, cuando me subí a este tren, un tren que voluntariamente decidí coger. Un tren que actualmente tiene 26 vagones pero que ha llegado a tener hasta 29. Siempre he considerado a todos los vagones iguales al mío, sin distinción, y he tenido la suerte de contar en este largo viaje, en calidad de pasajeras, con mis compañeras Rosa y Mª Carmen, sin olvidarme de una pasajera ocasional, Juncal. A las tres os doy las gracias por todo lo compartido.

vagonSaltando de vagón en vagón pude comprobar en el vagón de las inglesas, la persistencia e infinita energía de Lola, a la que a veces podía seguir y otras no, y la tranquilidad y calma de Teresa, a la que el destino, tras una mala pasada del concurso de traslado, nos presentó.

El vagón de la naturaleza, me mostró la elegancia y saber estar de la madurez de Encarna, sin olvidar que siempre rivalizamos en glamour; y a Jesús por su serenidad y equilibrio.

El vagón de las lenguas, me dejó ver la sinceridad de Belén, a la que también en alguna ocasión le mostré la mía; el “no quiero molestar” de Marta, aunque este año no la he oído decirlo mucho; y el talento y la creatividad de Patricia, con su capacidad para enfrentarse a las adversidades.

En el vagón de los historiadores y geógrafos, disfruté con los interesantes artículos de las hadas de Claudio, en noches donde el sueño no quiere hacerte compañía; y en Ángeles descubrí el orden y la limpieza, me refiero a las aulas.

En el vagón de informática, descubrí a Alberto, un revolucionario que me sublevaba a los alumnos, y a Melina, la que con su eterna sonrisa iluminaba aquellos días menos soleados.

vagonEn el vagón de los números, conocí a un matemático friki con despacho propio, llamado Manolo; a una granaína que nos ha endulzado el fin de curso con sus cerezas; y a Mª Carmen, que tuvo que enfrentarse y superar un difícil reto, con el que llevamos ya tres años. Tampoco me olvido de Margarita, mi vecina de enfrente, la super mamá. Ni de Elena, por su discreción y buen hacer.

En el vagón de los tecnólogos, de mi compañero de viaje, Eliseo tomé nota de lo que sólo la experiencia de los años te puede enseñar. Con Joaquín, aprendí a separar lo personal de lo profesional.

En el vagón de los deportistas, conocí a un viajero solitario y feliz, llamado Enrique.

Cuando salté al vagón del señor, descubrí la bondad y generosidad en estado puro de la mano de Rosa.

En el vagón vecino, me enseñaron a convivir con los despistes pasajeros de Pedro y a intercambiar risas e ideas varias con Cristina.

No podía olvidarme del vagón artístico, donde su única pasajera me enseñó el significado de la paciencia infinita con su “sh” y su lucha por la igualdad.

En el vagón de los extranjeros, comprobé la gran labor de Mª Ángeles, en su esfuerzo por ayudar a los niños a integrarse de la manera más natural posible.

Y el vagón de la France, me enseñó la naturalidad, sensibilidad y espontaneidad de Sandra, que tantas veces me hizo reír.

Y con nosotros también ha viajado nuestro mecánico y chapista, José, intentando hacer todo lo posible con su permanente disponibilidad, para que nuestros vagones siempre lucieran impecables.

locoY ningún tren se mueve sin una locomotora. Una locomotora que rara vez se avería, que está ahí para tirar de todos los vagones, sorteando algún que otro obstáculo de las vías, y soportando algún que otro desprendimiento de las montañas. Y que cuando hemos entrado en algún que otro túnel, que no parecía tener fin, ella siempre nos ha llevado hacia el final donde está la luz.

Pero toda locomotora no funcionaría sin combustible. Combustible que sabe perfectamente en qué momento echar la cantidad justa. Que conoce perfectamente sus necesidades sin tener que abrir el motor. Almu, David, muchas gracias por no desenganchar mi vagón y haber tirado de él cuando estuvo a punto de averiarse, gracias a ello vuelve a coger el ritmo.

Bueno, ha llegado la hora de bajarse en la próxima estación, y dejar paso a que suba una nueva pasajera, que con mucho respeto y valentía va a ocupar a partir de ahora este vagón. Una compañera a la que jamás he oído quejarse, a la que jamás le he visto un mal gesto o una mala cara, y siempre ha tenido una palabra amable hacia los demás. A esta compañera le deseo el mejor de los viajes, y decirle que en mi estación puede parar cada vez que lo necesite. Aitana, muchas gracias por todo

Bueno me tengo que bajar rápido, el tren no espera, pero no lo quiero hacer sin deciros gracias, porque de todos he aprendido un poquito, y sin duda formaréis parte una etapa muy importante de mi vida profesional. Muchas gracias a todos.”

Eva Fielding

Ya saben, quiéranse tanto como Eva nos ha querido obsequiándonos con este donoso e inolvidable escrutinio ferroviario.

huckPero antes de irnos, les dejo con una anécdota que ocurriera a uno de nuestras referencias habituales en estos artículos, Mark Twain. Fumaba tranquilamente su habano mientras viajaba en tren por los Estados Unidos. Llegó el revisor y le pidió el billete. Nuestro despistado autor lo buscó en los bolsillos de su chaqueta, de su chaleco, de su pantalón, en su pequeña bolsa de viaje. El billete no aparecía. Después de un buen rato, el revisor le dijo: “Sé quién es usted. No se moleste, buen señor. Estoy seguro de que ha perdido el billete, pero no es necesario que el autor de Huckleberry Finn me lo entregue”. No obstante, Mark siguió buscando y rebuscando a pesar de la insistencia del revisor en que no era necesario. Finalmente se justificó nuestro amigo Mark Twain:

“Es que si no encuentro el billete, le aseguro que no sé dónde debo bajarme.”

Les deseo un feliz verano, más allá de dónde se bajen o prosigan.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 28, 2013 por en Uncategorized y etiquetada con , , , , .
La pipa es el tiesto de las flores de humo

Fumar tiene su poética. Jódanse.

El Cuenco de Baubo

Espacio del ÚTERO, la casa de todos.

aula21\'s Blog

Just another WordPress.com weblog

juandon. Innovación y conocimiento

La búsqueda del conocimiento en una Sociedad de la Inteligencia

La educación de las hadas

Espacio sobre Proyectos Educativos

Los Irregulares de Mijas

Espacio sobre Proyectos Educativos

los historiadores

Blog de los alumnos de 4º de ESO del IES Villa de Mijas.

La educación de interés

Espacio sobre Proyectos Educativos

la educación interesante

Porque la educación es interesante

Patro

Espacio sobre Proyectos Educativos

La mariposa y el elefante

Espacio sobre Proyectos Educativos

Valorando la Educación

La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.Maria Montessori

COEDUCA CONVIVENCIA

Espacio sobre Proyectos Educativos

Espacio sobre Proyectos Educativos

Huerto 2006 2016 .MIJAS (SPAIN)

Espacio sobre Proyectos Educativos

A %d blogueros les gusta esto: